En la última La Algodonera Market Lab tuvimos el placer de coincidir con Elena Marquina, más conocida como Nani Marquina. Una mujer a la que admiramos por su tenacidad a la hora de seguir su instinto y convertirse en una de las diseñadoras empresarias más importantes del panorama actual.
Lo que define las alfombras de nanimarquina es algo que en Mireia Fusté también perseguimos: artesanía, diseño, forma y color. Trabaja con texturas ricas y, le añade ese algo más que las convierte en especiales y auténticas. Su objetivo: “Crear alfombras que transmitan emociones y nos hagan sentir bien”.

Ella misma lo dice, “es más propio de la mujer trabajar con las emociones”. Y cuando se le pregunta si le ha sido difícil triunfar como mujer lo tiene claro: “Cuando te etiquetan como mujer, te etiquetan como persona débil. Yo tenía la doble etiqueta de artista, creativa y mujer. Y había quien pensaba que se me podría comer. Si hubiese sido hombre, no lo hubieran pensado”. (Entrevista en La Vanguardia, marzo 2012)

Nani Marquina ha sabido transformar esos prejuicios en ventajas, ha sabido aprovechar las oportunidades que le ha dado la vida para hacerse un nombre propio en el mundo del diseño más allá del de su famoso padre. Un sello inconfundible de alfombras de calidad, con diseño innovador y contemporáneo, que además son responsables con el medio ambiente y respetan las condiciones laborales de quienes las producen en los países en vías de desarrollo.

Para Mireia Fusté, que crea una joyería contemporánea que transforma y reivindica la personalidad de quien la lleva, es un honor que Nani Marquina luzca un collar de la colección Vínculos. Creemos que esta joya potencia lo que la hace única. Porque la feminidad tiene muchas caras y todas las mujeres la viven de forma diferente.

Al igual que las alfombras de nanimarquina son únicas para cada persona, para cada espacio, para cada emoción, las joyas de Mireia Fusté no son solamente un objeto para llevarse puesto. Cada pieza transmite una historia y una manera de relacionarnos, que se adapta a nuestra forma de entender y cuestionar el mundo. Definen a la mujer quien la lleva.

Nani fundó la empresa en 1987, guiada por su único deseo de diseñar alfombras. Más de 27 años después, la empresa sigue ofreciendo alfombras a un mundo interesado en la creatividad, calidad e innovación. Nosotras seguiremos enamorándonos de ellas.